Conserva tradiciones con en el exprimidor manual de naranjas

La diversidad de exprimidores de naranjas manuales hace que podamos tener uno de plástico, uno de metal y otro de acero, sin contar los tipos de plásticos. Siguen produciéndose en masa hasta el día de hoy. Cosa recurrente es entrar a cualquier pequeñolocal y hallar exprimidores de poco más de dos euros. Los hay pequeños, de esos que vienen con jarra contenedora, de palanca, cualquiera que sea hay mucha gente que los tiene y no los quieren cambiar por uno eléctrico.

exprimidor manual de naranjas

¿Qué aporta un equipo manual?

Entre las mejores ventajas poseídas por un exprimidor manual de naranjas radica el hecho de ser manual, no necesitar de electricidad.No importa no tener un enchufe cerca, no hay cables molestos que puedan ocasionar enredos o accidentes. Tampoco importa que tanto pueda ensuciarse porque se puede lavar en su totalidad. En pocas palabras, es menor el cuidado que hay que darle a un aparato de este tipo que a uno que trabaje con corriente.

Algunas personas por razones de estilos de vida, no gustan de utilizar aparatos eléctricos. Bien sea para ahorrar electricidad, porque consideran que es mejor no exponerse a frecuencias emitidas por los aparatos, por cuidar el medioambiente. Muchos lavan su ropa a mano, cultivan su comida en el patio y hacen sus zumos con equipos manuales.

Por otro lado está el hecho que no hacen ruido. Lo más que se escuchará en la cocina será a nosotros. El hecho de no tener ruidos molestos es grato, sobre todo teniendo en cuenta que muchas personas prefieren preparar zumos en la mañana. Si vais a hacer desayuno y es muy temprano no resulta nada agradable exponerse desde esas horas a sonidos altos o por ejemplo, despertar a los que duermen. Imaginad que se os antoja un zumo a mitad de la noche y queréis hacerlo pero ya todos en casa se enteran porque el sonido les advirtió.

exprimidor manual de naranjas

La vida media de un electrodoméstico manual es más larga

El cuidado que se le dé a cada objeto es la causa de su duración, sin embargo los exprimidores de naranjas manuales tienden a durar más que aquellos eléctricos.

Esto se debe a que, haciendo que con el mismo monto que puedes comprar uno manual compréis uno eléctrico, los materiales no serán tan fuertes. Un pequeño resbalón desde la mesa al suelo y puede dañar por completo un dispositivo eléctrico, que podría requerir de una reparación sobre la que no sabemos nada. Si se trata de uno tipo manual será fácil determinar si sigue intacto, si la caída apenas lo fracturó en un extremo o necesita reemplazo total. Un equipo manual suele tener materiales más duros aunque no es una regla.

Por estos motivos, no es de extrañar aún hoy en día se sigan utilizando estos exprimidores.