¿Qué saber antes de comprar exprimidor?

La frase bueno, bonito y barato es muy común escucharla, pero casi siempre, dejamos de lado alguna de las tres premisas en sacrificio de las otras. Consideramos que si algo es bueno, no necesariamente es barato, si es bonito raramente será  y así sucesivamente.No lleves un producto a casa que no te complazca porque crees esto. Compara y sabrás como tener tu exprimidor triple b.

comprar exprimidor de naranjas

La base de lo bueno de compra de exprimidor de naranjas

Para saber si algo es bueno hay que evaluar dos cosas, principalmente: material y practicidad.

El material de un exprimidor debe ser altamente resistente, exprimir necesita de fuerza y cualquier plástico débil podría terminar roto al primer uso. Por otro lado ¡recordad algo! Son cítricos y su zumo es potente, puede llegar a manchar o decolorar una superficie plástica mala.

Cuando vayas a comprar exprimidor de zumo intenta simular con él que estás llevando a cabo la actividad de exprimir, ve que tan bien se amolda a tu mano, si las proporciones al hacerlo están bien cuidadas. Verificar que algo sea manejable es importante. En el caso de los automáticos, no hace falta hacer esa prueba pero si chequear que sea de fácil operación.

Recuerda que un exprimidor de zumo, también podría ser de limón, así que verifica el tamaño, los de naranja van mejor porque sirven para varias frutas, si es pequeño, únicamente te servirá para limones.

comprar exprimidor

No olvidando lo bonito de exprimidor de naranjas

Que algo os parezca bonito es subjetivo, se basa más en una combinación de colores, líneas, diseños para los que difícilmente puede haber un único criterio de elección. Así que mi recomendación para cumplir con esta cualidad, es que evalúes el exprimidor que te gustó.

Para aquellos que no pensáis tanto en lo bonito y buscan el exprimidor más sencillo, que puedan tener en una gaveta y no busquen admirar o lucir en su cocina, la tarea será más fácil en este aspecto.

comprar exprimidor de zumo

Barato es mejor

Es grato comprar dos cosas cuando solo planeabas llevar una, que quede dinero en tu cuenta o tarjeta bancaria porque ahorraste al momento de comprar exprimidor de naranjas. ¿Estaba barato? Si, y que bueno. Dedicaste unos minutos a verificar su calidad, te gustó y no resultó ser caro, cosa que difícilmente sucedería si andabas en busca de uno profesional, en ese caso, barata no sería la palabra a utilizar. En este caso si podrías jactarte de decir compraste uno sumamente útil a un muy buen precio.

Sea del tipo que habéis seleccionado, ya tienes el exprimidor en casa y es momento de empezar a preparar y tomar los mejores zumos de naranja o cítricos, es momento de encaminar tu nutrición hacia una muy sana, donde estos zumos formaran parte de ella, solo recuerda, que la alimentación debe ser balanceada y el zumo será un elemento importante más.